Menu Close

Encontrar apoyo y recursos en tiempos de necesidad

Lazarex Cancer Wellness HUB brinda apoyo y recursos a Patricia durante su viaje contra el cáncer

Read Patricia’s story in English

Patricia Espinoza estaba ocupada haciendo malabarismos con dos trabajos y criando a tres hijos a principios de 2020 cuando al salir de bañarse sintió un nódulo, del tamaño de la punta de su dedo pulgar, en la parte posterior de su muslo derecho.

La pandemia de Covid-19 acababa de comenzar y muchos médicos no atendían a los pacientes en persona con regularidad. El médico de Patricia le dijo por teléfono que probablemente era sólo un bulto de grasa y que no había nada de qué preocuparse, a menos que creciera.

Patricia Espinoza finds Support at the Lazarex Cancer Wellness HUB. Patricia Espinoza encuentra Apoyo en Lazarex Cancer Wellness HUB.

Aproximadamente dos años y medio después, en el otoño de 2022, Patricia notó que el bulto había crecido mucho. Ahora era del tamaño de su puño. Cuando su médico vio las fotos que le envió por correo electrónico, remitió a Patricia a un centro quirúrgico para que le extirparan el bulto.

Los resultados de la biopsia confirmaron su temor; era un liposarcoma myxoid, un cáncer que ataca los músculos. Patricia ya estaba demasiado familiarizada con el cáncer. Su madre había muerto de cáncer de mama y varios familiares más lo habían padecido.

“Sabía que esto iba a suceder”, dice Patricia de 46 años, a través de un intérprete de español.

Después de una segunda cirugía en junio de 2023 para extirpar el tejido que rodeaba la masa, se sometió a 30 sesiones de radiación durante seis semanas. Los tratamientos se realizaron en Dublin, California, y el viaje de 45 minutos desde su casa en Oakley podría convertirse en dos horas en cada sentido, debido a la congestión del tráfico.

Al principio el marido de Patricia, Hector Espinoza, se tomó unos días libres de su trabajo en la construcción para llevarla a las citas. Luego Patricia condujo ella misma, incluso cuando su pierna derecha se volvió más dolorosa a medida que avanzaban los tratamientos, especialmente cuando tenía que pisar los pedales del acelerador y del freno.

Fue entonces cuando se conectó con Irene Juárez, una acompañante de atención del cáncer de la Fundación contra el Cáncer Lazarex.

Un familiar le había presentado a Patricia a Blanca Colin. Blanca es embajadora de salud vecinal de Lazarex en el Village Community Resource Center – Brentwood, una organización sin fines de lucro que atiende a niños y familias en el este del condado de Contra Costa.

El centro también sirve como uno de los HUB de bienestar del cáncer de Lazarex, que lleva la ayuda de la fundación directamente a comunidades desatendidas. Los HUB crean espacios seguros para que los residentes hablen sobre sus inquietudes (y reciban apoyo y acceso a recursos) a lo largo de su trayectoria contra el cáncer. Los HUB en las áreas de San Francisco y Los Ángeles funcionan en instalaciones comunitarias, como lugares de culto, YMCA y clínicas de salud. El Philadelphia HUB tiene su propio edificio.

Blanca ayudó a Patricia a completar un formulario de interés de Lazarex HUB, que fue enviado a Irene.

Patricia & Hector Espinoza

Irene conectó a Patricia con Imerman Angels, una organización sin fines de lucro de Chicago que brinda apoyo emocional personalizado y gratuito a pacientes, sobrevivientes y cuidadores de cáncer. Cuando conducir hasta sus citas de radiación se volvió demasiado difícil, Lazarex le proporcionó transporte gratuito cinco veces de ida y de regreso, en Lyft.

“Fue una bendición”, dice Patricia sobre este servicio.

Con su rostro enmarcado por ondas largas y oscuras, a Patricia se le llenan las lágrimas cuando piensa en las llamadas de apoyo de Irene. En ese momento, Patricia había estado luchando por continuar laborando tanto como fuera posible durante sus tratamientos en dos diferentes sitios escolares; como enlace de padres en una escuela primaria y como maestra asistente para niños con necesidades especiales en un prescolar.

Aunque contaba con un fuerte apoyo familiar, también quería proteger a sus tres hijos — una hija, que ahora tiene 10 años, y dos hijos, que ahora tienen 16 y 17 años — para que no absorbieran su estrés.

“No estás sola”, le dijo Irene. “Cualquier cosa que necesites, aquí estamos,” Patricia sintió que por fin podía volver a respirar.

“Sentí que puedo hacer esto; Puedo superar esto;” dice Patricia. “Sabiendo que había alguien a quien podía recurrir si necesitaba ayuda, supe que todo estaría bien”.

Los médicos le han dicho a Patricia que el cáncer ha desaparecido y ella se siente muy bien. Su consejo para otras personas que viven con cáncer: “Acepten la ayuda.”

“Hay personas y organizaciones con un gran corazón que están aquí para ayudarte”, Patricia afirma. “Te dan la fuerza que necesitas para superarlo.”

Lazarex Cancer Wellness logo - horizontal